WINGS OF WINTER

Jugador: Gontran

Puntos de supremacía: 2

Puntos de Gloria: 1

Vendetta: No

Batallas libradas en el sector: 2

 

Las alas invernales

Es difícil competir en la sociedad Drukhari para hacerse un sitio en las altas esferas. Ni los arcontes más poderosos están completamente a salvo de cuchilladas por la espalda o de venenos destilados en sus brebajes favoritos. En tales circunstancias, muchos arcontes buscan nuevos territorios donde establecer sus puestos avanzados en el mundo material, y poder, desde allí, lanzar sanguinarias incursiones.

Los consejeros de más confianza de Garvan el Azotado recibieron la información de que un sistema dual entero estaba inhabitado, pero que las diversas razas se dirigían allí para hacer-se con él y sus recursos. Si los drukharis llegaban allí antes, podrían establecer colonias y puestos avanzados, y desde allí, observar meticulosamente los movimientos de las razas inferiores y golpearles con fuerza cuando el momento fuera propicio. Las primeras razas en aparecer en el sector fueron sorprendidas y sufrieron la violencia de las incursiones de los aeldari. Las expectativas prometían, y quizás con el control de este sistema, el Archon Garvan pudiera extender su influencia en las altas esferas de Commorragh. Liderando la Cábala de las Almas Gélidas y acompañado de diversos cultos de brujas, cónclaves de hemónculos y cábalas menores, Garvan dirige con mano firme el hueste que se bautizó como las Alas Invernales.

 

Garvan el Azotado

La historia de Garvan el Azotado no difiere demasiado de la de cualquier Drukhari con ansias de poder. Empezó su recorrido en la kábala de los Craneos desollados, como guerrero. Rapidamente tomó el gusto por dispensar la muerte desde los aires, embarcado en los elegantes vehículos drukharis. Tal fue su adición al vuelo que al amasar riqueza se puso en manos de un reputado hemonculo, Yzarus, especializado en la modificación genética y el proceso para convertir un drukhari en un Azote. Al finalizar su transformación se unió a una cuadrilla de estos mercenarios alados, bajo el tutelaje del solitario Sheezan, quien le enseñó todo acerca de la vida en los altos pináculos de Commorragh.

Por poco que pueda existir la confianza en la vida de los drukharis, existia una confianza y un respeto mútuo entre Sheezan y Garvan. Sheezan admiraba las habilidades marciales de Garvan, pero sobretodo sus dotes tácticos y de liderazgo. Sabía que si moria en combate, su cuadrilla estaría en buenas manos. Por desgracia, Hlaak, el más veterano de la cuadrilla asesinó Sheezan para hacerse con el liderazgo de la banda, lo que desencadenó un combate brutal entre Hlaak y Garvan. Algunos de los seguidores de Hlaak golpearon a Garvan dejándolo a merced de Hlaak. Este y sus más fieles esbirros cortaron las alas y lanzaron a Garvan en los campos de detritos de Commorragh. Por casualidades de la vida, fue encontrado por esbirros Yzarus que buscaban material para sus experimentos. Este pudo sanar el cuerpo de Garvan, pero al preparar la operación para dotarlo de nuevo de alas, fue parado por Garvan. Nunca más volvería a las cimas de Commorragh, pues era hora de emprender una nueva vida. Reunió a varios compañeros de su cábala de antaño y a azotes de su antigua cuadrilla que se mantenían fieles a Sheezan. Así nació la cábala de las almas gélidas. I poco a poco, tras unas exitosas incursiones, la cábala fue ganando poder e influencia.

Tras unos años, Garvan pudo obtener venganza, y mató personalmente a Hlaak y a sus más fieles seguidores, aquellos que le causaron su desplome. Nadie salvo Yzarus sabe a ciencia cierta como fueron eliminados, pero uno se puede imaginar que no fue poco doloroso.

Advertisements

Create a free website or blog at WordPress.com.

Up ↑

%d bloggers like this: